El otoño se viste de luto en Galicia

 

Foto de amanita phalloidesLlega el otoño y, con él, llegan las actividades propias de esta época: la caza y la recogida de setas. Y con el otoño llegan los accidentes relacionados con ambas aficiones.

El caso es que este fin de semana se ha registrado dos fallecidos en el transcurso de cacerías: uno de la parroquia vilalbesa de Lanzós, y otro, en el concello pontevedrés de Vila de Cruces.  Ambos han sido trágicos y dejan familias rotas además de poner en entredicho la seguridad de las batidas. El presidente de la Federación Galega de Caza, José Luis Valcárcel, aseguró esta tarde que la caza es una actividad “muy segura” en comparación con el balance de accidentes de otros ámbitos, como la siniestralidad vial, al tiempo que ha afirmado que en España y, en particular, en Galicia, existe ya una “reglamentación muy estricta” y abundantes directrices de seguridad. Es obvio que la caza causa menos fallecidos que los accidentes de tráfico…y que los accidentes laborales e incluso los domésticos. Pero no es menos cierto que la caza se practica en la mayor parte del territorio y que convive con los ciudadanos que libremente caminan por el bosque o andan en bicicleta o, simplemente, se trasladan a o desde sus domicilios. No quiero recordar otros sucesos luctuosos, pero creo que debemos reflexionar sobre el tema, aunque con la mente fría y el corazón calmado.

Otro tema es el de las setas. También, cada año, nos encontramos con las noticias de fallecidos (en el peor de los casos) o intoxicados por comer setas venenosas. Quizás deberían hacerse más actuaciones de sensibilización y de formación (sobre todo esto último) en cultura micológico para evitar situaciones como ésta o ésta. Yo, que desconozco la identificación de las setas, simplemente, NO las cojo. Me limito a lo que reconozco, mis queridas castañas.  Y más tranquila que un ocho.

Anuncios

Entradas anteriores